Home / Edición 16 / El Glaucoma – Enfermedad del sentido más preciado… la vista
El Glaucoma – Enfermedad del sentido más preciado… la vista

El Glaucoma – Enfermedad del sentido más preciado… la vista

Dr. Cesar Hernández Pildain

Especialista en Oftalmología

Sin duda alguna la vista es el sentido más preciado de todos los seres humanos, perder la capacidad de percibir por medio de los ojos los colores, formas y tamaños de las cosas puede llegar a ser un factor invalidante en la vida cotidiana de las personas que por algún motivo u otro han llegado a perder la visión.

Una de las principales afecciones de la vista es el Glaucoma, una patología que afecta al humor acuoso del ojo, es decir, al líquido transparente que secretan continuamente los cuerpos ciliares del globo ocular. El mismo cumple la función de nutrir y oxigenar los tejidos avasculares (que no tienen aporte sanguíneo) como lo son la córnea y el cristalino.

Según el reconocido Dr. Cesar Hernández Pildain especialista en Oftalmología el humor acuoso de un paciente con glaucoma no fluye hacia afuera del ojo correctamente. La presión del líquido que queda en el ojo aumenta y con el tiempo, causa daños a las fibras del nervio óptico. Para el especialista este síndrome se caracteriza por la pérdida del campo visual (lo que vemos en un ángulo más o menos de 180°) y se va reduciendo poco a poco de la periferia hacia el centro visual, el aumento de la presión intraocular con cifras por encima de 20 mmHg (milímetro de mercurio) y el socavamiento del disco óptico.

¿Cómo funciona el ojo humano?

El ojo humano funciona básicamente como una cámara fotográfica, a través de ellos captamos las imágenes y el nervio óptico se conecta a la retina (la capa de tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo) para enviar señales o impulsos eléctricos que serán descifrados e interpretados por el cerebro convirtiéndolos en las imágenes que vemos.

¿Cómo influye el Glaucoma en el disco óptico?

El ojo tiene millones de fibras nerviosas que van desde su retina al nervio óptico, las cuales se juntan en el disco óptico. Mientras mayor sea la presión del fluido dentro del ojo, mayor será el daño a estas sensibles fibras nerviosas. Al ocurrir esto, el disco óptico comienza a hacerse hueco rechazando las fibras del nervio óptico y si la presión se mantiene muy alta por demasiado tiempo el paciente con glaucoma puede llegar a perder el sentido de la visión.

¿Cuáles son los diferentes tipos de glaucoma?

Hay dos formas principales de glaucoma: de ángulo abierto (la forma más común que afecta a aproximadamente el 90% de los individuos) y de ángulo cerrado. También hay otras formas de glaucoma, incluyendo la de tensión normal, congénita, juvenil y secundaria.

El Glaucoma Crónico de Ángulo Abierto se caracteriza por la ineficiencia del drenaje del ojo y el daño al nervio óptico. El factor de riesgo más importante para el desarrollo y avance de esta forma es la hipertensión ocular. Inicialmente, y por lo general no hay síntomas, pero la presión del ojo gradualmente crece y en algún momento, el nervio óptico se deteriora y se pierde la visión periférica. Este tipo de glaucoma daña la visión de manera tan gradual e indolora que un paciente con excelente visión puede no advertir el problema hasta que el nervio óptico ya ha sido lesionado.

El Glaucoma de Ángulo Cerrado ocurre cuando el flujo normal del líquido del ojo (humor acuoso) entre el iris y el cristalino es de repente bloqueado. Los síntomas pueden incluir dolor severo, náuseas, vómitos, visión borrosa y hasta ver un halo del arco iris alrededor de las luces “parecido a los aros de las olimpiadas”. El Glaucoma de Ángulo Cerrado progresa más lentamente y pueden dañar el ojo sin síntomas, similares al Glaucoma de Ángulo Abierto, pero se debe tratar rápidamente ya que el paciente puede perder la visión en uno o dos días.

El Glaucoma de Tensión Normal o de Baja Tensión se produce cuando la presión del ojo es normal, sin embargo, el nervio óptico se daña y se pierde la visión periférica, el Glaucoma Congénito afecta a los bebés que nacen con defectos que impiden el drenaje normal del líquido del ojo, el Glaucoma Juvenil es el Glaucoma de Ángulo Abierto que afecta a los niños, los adolescentes y los adultos jóvenes y finalmente el Glaucoma Secundario que puede ser de ángulo abierto o de ángulo cerrado, y es el resultado de alguna otra condición médica en el ojo o en el organismo.

¿Qué causa el glaucoma?

La principal causa para que se origine este síndrome es el bloqueo del ángulo de drenaje del ojo. Por ser el globo ocular una estructura cerrada es necesario que el humor acuoso (liquido color claro que no forma parte de las lágrimas que bañan la superficie externa del ojo) fluya hacia afuera para mantener un nivel constante de presión dentro del órgano visual y no tenga posibilidad de provocarle ningún daño al nervio óptico.

¿Cuáles son los síntomas?

Normalmente la presión ocular no produce ningún síntoma. Los síntomas posteriores pueden incluir un estrechamiento de la visión periférica, dolor de cabeza y algunos trastornos visuales como por ejemplo: ver halos alrededor de la luz eléctrica o tener dificultad para adaptarse a la oscuridad. Finalmente, la persona puede acabar presentando visión en túnel (un estrechamiento extremo de los campos visuales que dificulta ver objetos a ambos lados cuando se mira al frente). Es muy raro que un paciente debute con un inmenso dolor a causa de un Glaucoma Agudo (tensión ocular por encima de los 45 mmHg). Las personas que han sentido este dolor lo describen como algo desquiciante, delirante, hasta el punto de provocarles hasta el suicido.

Cada día estoy más enamorado de mi especialidad y me apasiona brindarles a las personas de escasos recursos salud visual a través de mi programa social. La vida es hermosa y vale la pena mirarla, por eso recomiendo visitar a su oftalmólogo de confianza cada 1 o 2 años.

¿Qué se puede hacer para prevenir el glaucoma?

Para la prevención de esta enfermedad progresiva es importante informar a la población en general que el glaucoma se puede tratar siempre y cuando se detecte a tiempo, ya que los daños ocasionados al nervio óptico son irreversibles. Las personas deben realizarse exámenes visuales y oculares por lo menos 1 vez al año con su oftalmólogo de confianza para descartar futuras complicaciones. También es recomendable mantener una dieta saludable que contenga alimentos ricos en vitamina vitamina A, E, zinc y cobre, hidratarse durante el día y ejercitarse regularmente.

¿Quiénes están en riesgo de padecer de glaucoma?

Nosotros tomamos en cuenta varios tipos de información del paciente para determinar su riesgo de padecer la enfermedad como por ejemplo: edad, ancestro africano, antecedentes de traumatismo ocular y antecedentes familiares de glaucoma.

¿Cómo se diagnostica? 

Para detectar el glaucoma realizamos un examen oftalmológico completo al paciente. Durante la evaluación medimos la presión intraocular a través de un dispositivo llamado tonómetro, inspeccionamos el ángulo de drenaje de sus ojos (oftalmoscopia) y comprobamos la visión periférica de cada ojo por medio de un examen del campo visual o perimetría.

A su vez utilizamos el OCT (Tomografía de Coherencia Óptica) para observar con detalle el estado de la arquitectura de las fibras nerviosas. Es una prueba que no es molesta para el paciente, que no requiere contacto con el ojo, es rápida y carece de efectos secundarios.

¿Con qué frecuencia diagnostica glaucoma?

Casi a diario. La mayoría de las personas llegan a los 50 o 60 años de edad y jamás habían visitado a un oftalmólogo, además de esto, las ópticas tienen la mala costumbre de ofrecerles a sus clientes salud visual cuando sólo le proporcionan ayuda e instrumentos para ver.

¿Cuál es su tratamiento?

Su tratamiento en principio consiste en bajar la tensión intraocular a cifras normales con medicamentos en gotas y si la aplicación de estas no da algún resultado favorable procedemos a la cirugía filtrante.

Av. Las Américas, Centro Comercial Anto, 1er Piso, Local: 10-11, Puerto Ordaz. Horario de consulta: 8 am a 5 pm (corrido) (Previa Cita). Telf.: (0286) 923.8012 / 717.3716 / 923.3169. email: clinicapildain@yahoo.com; drpildain@gmail.com

About Antonella Rindone

 

Scroll To Top